Dieta orgánica

El eje principal de este tipo de dieta es que los alimentos deben ser orgánicos. Estos se caracterizan porque su proceso de cultivo es totalmente natural, sin químicos, sin aditivos, sin pesticidas, sin fertilizantes, sin hormonas, sin transgénicos, es decir, sin compuestos tóxicos y agresivos que contaminan la tierra, su fruto y, en consecuencia, pueden ser perjudiciales para la salud.